La Fundación Agustín Moreno para las Ciencias, el Arte y el Espíritu Humano fue establecida con el fin de contribuir al bien común de la sociedad a través de su crecimiento social, profesional, espiritual y humanitario; promover la filantropía y beneficencia pública como herramientas para dicho crecimiento; y fomentar la excelencia en todos los aspectos de la vida así como el respeto a la naturaleza y a los seres vivos en todas sus expresiones.

La Fundación lleva el nombre del padre Agustín Moreno OFM, fraile franciscano ecuatoriano de destacada trayectoria académica y profundos valores humanos, quien habiendo ingresado al convento de San Francisco a los 12 años, dedicó las siguientes ocho décadas de su vida al crecimiento espiritual de la sociedad y el cuidado de los más desamparados.